La poza de los tontos; cuando la caja de moscas se te hace pequeña

La poza de los tontos; cuando la caja de moscas se te hace pequeña

Hace unos días guié a Rafael por las aguas del río Llobregat. Lo quería llevar a la típica «poza de los tontos» aquellas pozas que existen en multitud de ríos, diría que todos, en las cuales los peces te ven venir, y lo digo en el sentido más amplio de la expresión. Truchas ¿resabiadas? ¿educadas?…

20150829_094907
Iniciando la jornada de pesca, primeras luces colándose por la espesura del bosque

Rafa es un tío que me tiene loco, loco en el buen sentido de la palabra. Tan solo hace dos años que empezó a preguntarme sobre esto de la «pesca a mosca». Ocurrió mientras paseábamos a nuestros respectivos perros por el parque, de hecho, podríamos decir que éstos fueron los causantes de que nos conociéramos.

20150829_103016
La primera del día para Rafa, le siguieron un buen puñado más

Al poco tiempo, le propuse que realizará el curso de iniciación al lanzado que vamos organizando desde hace años en AEMS rius amb vida. Se apuntó y vino. Asimiló rápidamente los conceptos de lanzado, y ya no os digo de montaje, realizando de forma precoz sus primeros atados. Su evolución es constante. Sus primeras truchas a mosca fueron en el coto de Bagà.

Los que estamos más avezados en esto de la pesca con mosca, sabemos que cada lugar, zona, exige más o menos esfuerzo y algo más a la hora de «tocar escama». En esta ocasión le planteé una jornada de pesca en la cual se enfrentaría a truchas de un comportamiento que podría rozar lo «hostil» o «desesperante». Pero si uno quiere ir progresando debe ir enfrentándose a peces de todos los humores posibles, o no? 😉

IMG-20150829-WA0004
Una que quiso subir a una de tantas moscas…

El tramo en cuestión fue en el  río Llobregat. Un río maltratado (como muchos) muy secuestrado por infinidad de usos, sobretodo, hidroeléctricos. La verdad es que la pesca en este río no es ni mucho menos lo que fue antaño. Lo pesco desde la época del ICONA, ya os digo que tengo una edad. He visto un río con mucha trucha, pasando por años más escasos. He visto recuperaciones explosivas, vamos, de todo. En estos momentos y, en linea general, lo calificaría como un río de escasa población, y menos de peces salvajes. Los motivos son varios, aunque no será este post donde aborde la cuestión.

Como comentaba, la intención era llevar al bueno de Rafa a un rincón en el cual las truchas estuvieran muy tocadas. Zonas en las cuales las truchas no se prestan a ser pescadas sin más. Sacas la primera a la que llegas, una segunda, pero luego la cosa se complica, vamos, la línea de tocar a no tocar es muy fina. Se te puede apoderar la desesperación si encima ves todo el rato pulular los peces frente de ti, y eso es justo lo que sucedió.

Evidentemente, ante peces tan tocados, pero que encima te dejan acercar (tampoco tienen mucho escondite) debes actuar de forma tranquila y sosegada. Poco falso lance, caídas suaves del terminal, éstos finos, el tippet siempre por encima del pez etcétera. Luego toca la mosca, poner esa mosca que crees que vas a levantar a todos los peces de la zona… Y aquí empieza el ja,ja,ja y un poco más de ja,ja…ja. Solo en dos ocasiones pudimos sacar trucha con la misma mosca. Lo general era, una mosca, una trucha. Así que, a pesar de los esfuerzos y no poco tiempo intentado pescar peces con moscas a priori «pescadoras» tuvimos que pasar al divertimiento de ir buscando surtido de moscas. Nuestras cajas veían salir una tras otra. Este forma de actuar que podríamos calificar de poco profesional fue la que mejor resultado nos daba. De este modo pudimos ir sacando peces de forma más o menos continuada.

IMG-20150829-WA0009-1
El 90 por ciento pescadas a seca. Uno de los motivos por lo que me encanta la pesca a mosca.

A pesar de las dificultades que nos pusieron salieron un buen número de peces, la mayoría a seca, incluida una trucha que Rafa estuvo azuzando un par de horas. Eso sí, después de tanto esfuerzos (creo más de dos horas tras ella) tuvimos la mala fortuna que al hacerle la foto (era un buen pez) se le resbaló de la mano, todo el gozo en un pozo, nunca mejor dicho.

20150829_135131
Hay que cogerlas, con mimo, pero no tanto…. me encanta esta instantánea aunque con ella no pudimos inmortalizar esa buena trucha

Resumiendo, una entretenida sesión de pesca por el alto Llobregat. Una jornada llena de anécdotas, de muchos peces, y sobretodo de una buena dosis de buen rollo.

IMG-20150829-WA0008

Un saludo y, por supuesto, muy buena pesca…!!!

Comparte en tus redes sociales:

Ferran

Desde pequeño he estado vinculado al río. No puedo pasar por un curso de agua sin detenerme. Escuchar el rumor de sus aguas, ver y sentir la fauna. Son muchas las sensaciones de las cuales no puedo prescindir. Con este blog busco compartir estas dos facetas. Por un lado, mi compromiso por el bienestar de los ríos. Por otro, trasladaros informaciones útiles que puedan aportaros algo interesante para practicar la pesca sin muerte o sencillamente para acercaros a dar un paseo agradable. Ferran

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. Que bonitas truchas y que satisfacción da sacarlas en esas circunstancias, enhorabuena! Nosostros últimamente parece que todas las pozas son la de los tontos por aquí jejej, nos cuesta horrores levantar truchas a seca, incluso pasándolas toda la caja por encima, y en sitios no necesariamente muy presionados, pero bueno habrá que insistir 😉
    Un saludo!

    1. Exacto, hay que insistir. Yo suelo empezar con moscas que en teoría hay por la zona, luego paso a modo atractoras… y luego a las famosas «micro-mierdecillas». Te aseguro que pasé por todo 😉

Deja un comentario

Cerrar menú

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.
Utilizamos cookies para ofrecer a nuestros visitantes una forma mas cómoda y eficiente a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas nuestra Política de Cookies
En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas. Para continuar sin cambios en la configuración de las cookies, simplemente continúe en la página web.
• ¿Qué son las cookies? Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas... En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo.
• ¿Por qué son importantes? Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas.
• ¿Cómo puedo configurar mis preferencias y desactivar las cookies? Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
Actualizaciones y cambios en la Política de Privacidad / Cookies: La Web masajesdonostia.com puede modificar esta Política de Cookies en función de exigencias legislativas, reglamentarias, o con la finalidad de adaptar dicha política a las instrucciones dictadas por la Agencia Española de Protección de Datos, por ello se aconseja a los Usuarios que la visiten periódicamente.

Cerrar