No lo entiendo…

No lo entiendo…

Ha sido un invierno duro, muy duro. Después hemos tenido una primavera caudalosa. Deshielo, lluvias. Troncos, grandes piedras no han cesado de moverse. Es el quinto año que estoy aquí. Todo ha cambiado. Las posturas suelen modificarse, pero este año es una locura. La poza azul ahora es una enorme tabla. Sin grandes piedras, solo grava y pequeños cantos rodados que siguen jugueteando con el lecho del río. En la curva del puente se ha creado la poza más grande que he visto en todo el río. Es mucho más grande que la poza azul. Está llena de grandes rocas y algún tronco atrapado en su viaje hacía el mar. Y yo estoy aquí…

Sigo buscando señales de insectos. Las riadas se han llevado muchos por delante. Volverán, siempre vuelven, pero ahora toca seguir escudriñando el agua. Sigo buscando alguna señal de vida entre tanto azul, rocas, troncos. Y la veo…

Calculo la distancia. No sé si es prudente. Dejo pasar la oportunidad, a veces es mejor, lo sé. Me paro y espero otra ocasión más propicia. Vuelvo a ponerme en alerta. Ahí está, la deriva es muy natural, parece que todo va bien. Me lanzo a por el insecto. Algo no va bien…

Siento algo en mi boca. Al segundo quiero escupir, pero ya es tarde. Empiezo a sentir la tensión, recuerdo esa sensación. Sé que mi única escapatoria está en las piedras, los troncos. Utilizo todo lo aprendido estos años, pero la tensión sigue. Mis fuerzas empiezan a mermar…

De golpe veo un remolino y una red de araña que me atrapa. Lo hace. Todo empieza a girar. La luz es muy fuerte. Me desoriento. Noto sensaciones que nunca había tenido. Pienso que mi momento ha terminado. No podré seguir un año más en el río.

Me coge con suavidad. Casi no me saca del agua. Desaparece la tensión de mi boca. Vuelvo a ver los troncos, las rocas de la gran poza. Algo me sujeta o me acaricia. Me voy recuperando. Vuelvo a sentir que puedo hundirme a mi cobijo. Lo hago despacio. No estoy seguro si llegaré al fondo, pero voy decidido y lo consigo. Pasa un rato y reacciono. Ya sé lo qué ha sucedido…

Mi padre me decía que aveces pasaba. Esto ha empezado a suceder hace poco hijo. Mi abuelo no lo vio nunca. Siempre decía que la lucha para sobrevivir a ese tirón era enorme, tanto o más duro que lidiar con las avenidas de otoño. La abuela no pudo, ni sus hermanos y muchos de sus hijos.

Quizás pueda llegar un año más a finales de otoño. Ellas estarán esperando en el nido, yo deseando acariciarlas. Quiero seguir en el río un año más.

No lo entiendo, pero estoy aquí.

Comparte en tus redes sociales:

Ferran

Desde pequeño he estado vinculado al río. No puedo pasar por un curso de agua sin detenerme. Escuchar el rumor de sus aguas, ver y sentir la fauna. Son muchas las sensaciones de las cuales no puedo prescindir. Con este blog busco compartir estas dos facetas. Por un lado, mi compromiso por el bienestar de los ríos. Por otro, trasladaros informaciones útiles que puedan aportaros algo interesante para practicar la pesca sin muerte o sencillamente para acercaros a dar un paseo agradable. Ferran

Deja un comentario

Cerrar menú

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.
Utilizamos cookies para ofrecer a nuestros visitantes una forma mas cómoda y eficiente a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas nuestra Política de Cookies
En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas. Para continuar sin cambios en la configuración de las cookies, simplemente continúe en la página web.
• ¿Qué son las cookies? Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas... En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo.
• ¿Por qué son importantes? Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas.
• ¿Cómo puedo configurar mis preferencias y desactivar las cookies? Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
Actualizaciones y cambios en la Política de Privacidad / Cookies: La Web masajesdonostia.com puede modificar esta Política de Cookies en función de exigencias legislativas, reglamentarias, o con la finalidad de adaptar dicha política a las instrucciones dictadas por la Agencia Española de Protección de Datos, por ello se aconseja a los Usuarios que la visiten periódicamente.

Cerrar