Mi primera caña de mosca: Shakespeare ¿cuál fue la vuestra?

Mi primera caña de mosca: Shakespeare ¿cuál fue la vuestra?

La pasada Navidad y los próximos reyes Magos a más de un amigo de afición le van a traer o le han traído una caña de pesca a mosca. Podría decir que no ha sido mi caso, aunque a la vez podría decir que sí es mi caso (no estoy bajos los efectos de las bebidas de estas fiestas). Me explico. Sí, casi que ni me lo creo, pero tengo en mis manos la que fue ¡¡¡mi primera caña de mosca!!!. Estaba reposando en un cuarto trastero de la casa de veraneo, entre una hendidura. No me había percatado. Una caña que llegó a mis manos hace muchísimos años.

Mi padre la compró en Andorra después de ver a un pescador cimbreando una en el río, dicho a paso con excelentes resultados. Si no recuerdo mal debería ser entre 1977 a 1980 (yo tendría entre 10 o 12 años) pero puedo ir confundido con la fecha. No teníamos ni la más remota idea de los conceptos línea, acción ni nada por el estilo. El vendedor, como que tampoco. De hecho, según me cuenta mi padre, casi que nos la regaló porque nadie la quería. Llevaba, según nos dijo en plan confidencia, más de un año en la tienda (era una gran superficie). Compramos la caña, una Shakespeare de dos tramos, un carrete de la misma marca y una linea. La caña resultó que era, es, una linea #6/#7. La linea supimos años más tarde que era una #4.

Con esa caña sacamos nuestro primer pez, un cacho, al cual siguió alguno más. Pero íbamos a trucha y éramos incapaces de sacar un pez. La caña quedó aparcada. Seguimos pescando a cebo, a mosca ahogada y cucharilla. Luego con Rapalas.

Después de varios años sin pensar en esa caña conocí a Josep Piguillem «Pigui». Él ya pescaba a mosca desde hacía muchos años. En su bar tenía algunas colecciones de moscas. Entablamos amistad muy rápido. Un día le llevé mi caña y el equipo que tenía para ver qué se podía hacer con ella. Ante mi asombro, le saco una barbaridad de metros, pero me dijo que no era el mejor equipo para pescar a mosca. Aparte de la linea y tipo de río, el equipo no estaba compensado. Guardé la caña y me compré un primer equipo más cercano a mis habilidades, que entonces eran nulas (tampoco he mejorado mucho más). Pigui me inició en este mundo, arte o como le queráis denominar.

Una vez recuperada la voy adecentar para que me acompañe en la pesca de barbos y carpas. Se merece salir al río de forma decente y trabajar peces como pocas veces pudo hacer.

Y os pregunto ¿cuál fue vuestra primera caña de mosca?

Comparte en tus redes sociales:

Ferran

Desde pequeño he estado vinculado al río. No puedo pasar por un curso de agua sin detenerme. Escuchar el rumor de sus aguas, ver y sentir la fauna. Son muchas las sensaciones de las cuales no puedo prescindir. Con este blog busco compartir estas dos facetas. Por un lado, mi compromiso por el bienestar de los ríos. Por otro, trasladaros informaciones útiles que puedan aportaros algo interesante para practicar la pesca sin muerte o sencillamente para acercaros a dar un paseo agradable. Ferran

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Mi primera caña, fue un da bambu, con anillas con el hierro dd lad pinzas de tender, y un carrete Mitchel, muy pequeño que aun conservo, era febrero de 1958.veia un sr en medio del Turia, agitando una caña a modo de latigo, mi amigo y yo, pensabamos que le faltaba”un tornillo”,pescaba con buldo y era efectivo

  2. Hola Ferrán,
    Es curioso que comentes esto, precisamente yo estaba pensando en lo mismo hace unos días. Mi primera caña de mosca me la compré en el año 92, en una tienda de pesca de Granollers, que no se si existe todavía. El dueño era muy amable e incluso previamente me había dejado unos videos VHS de pesca a mosca (supongo que con la intención oculta de que me enganchara al tema 🙂). La cuestión es que yo ya tenía cierto interés en el tema ya que en mi juventud en Logroño había caído en mis manos el libro de Carriere, y tenía mucha curiosidad por el tema, pero como por aquél entonces no había material de pesca a mosca en las tiendas, pues lo había olvidado un poco.
    La cuestión es que me compré esa primera caña, que todavía tengo, no me acuerdo de la marca, y la tengo también en mi segunda residencia, con lo que cuando vaya por allí ya actualizaré la información. Lo que sí que me acuerdo es de que era un auténtico “palo de escoba” (baratita, supongo, dada mi capacidad económica de entonces), de color granate, y el mango no era ni siquiera de corcho, sino de una especie de espuma o foam. También me compré un carrete marca Leda, que también tengo todavía, una línea y algunas moscas.
    De lo que sí que me acuerdo perfectamente es de la primera trucha que pesqué con ese material. Después de algunas jornadas fallidas (seguramente fueron unas cuantas, ya que tengo vagos recuerdos de bucles super abiertos y frustración galopante 🙂), por fin un día, en Sant Sadurní de Osormort, una trucha que recuerdo como si fuera ayer, se dignó (supongo que por equivocación) de tomar mi mosca (una falangista ahogada), y ahí ya quedé totalmente sentenciado de por vida.
    A partir de entonces, y ahorrando un poquito, ya llegó mi primera caña con nombre y apellidos, una Orvis Silver Label, comprada en la ya cerrada tienda Mr Fish, pero eso es ya otra historía…
    Un saludo,
    Pablo

    1. Que resumen mas chulo Pablo. Esa tienda de Granollers también la visité. También recuerdo que mi primera trucha a mosca salió con una Kunnan. Abrazo

Deja un comentario

Cerrar menú

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.
Utilizamos cookies para ofrecer a nuestros visitantes una forma mas cómoda y eficiente a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas nuestra Política de Cookies
En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas. Para continuar sin cambios en la configuración de las cookies, simplemente continúe en la página web.
• ¿Qué son las cookies? Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas... En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo.
• ¿Por qué son importantes? Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas.
• ¿Cómo puedo configurar mis preferencias y desactivar las cookies? Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
Actualizaciones y cambios en la Política de Privacidad / Cookies: La Web puede modificar esta Política de Cookies en función de exigencias legislativas, reglamentarias, o con la finalidad de adaptar dicha política a las instrucciones dictadas por la Agencia Española de Protección de Datos, por ello se aconseja a los Usuarios que la visiten periódicamente.

Cerrar