Y llega el sereno…

Y llega el sereno…

Atardeciendo, tienes 3 horas de luz por delante y decides acercarte al río. Nada más llegar miras la poza de los tontos y, como no, ves cebas por aquí y por allá. Te dices a ti mismo que esto es maravilloso. Sin más preámbulos vas al coche a cambiarte. Ves aparcado al lado el de un buen amigos. Llamada rápida y reagrupamiento para pescar un rato juntos. Martín me dice que ya lleva un buen puñado de peces. Esto promete.

Vamos directo a dónde sé que hay algunos peces especiales. Martín toca uno, de escasa talla, pero buen luchador. Visto el panorama nos decantamos en ir a la zona con más densidad de peces, que al fin y al cabo estamos para sacar peces ;-). Y es así como pez tras pez uno espera ese momento mágico.

Y llega el sereno… Eclosión importante de tricópteros, aunque entre ellos veo otros insectos. No los identifico ante la poca luz y, seamos claros, porqué la actividad frenética de los peces me decanta por la pesca activa.  La verdad es que este año llevo algunos serenos moviditos, toda una alegría.

Comparte en tus redes sociales:

Ferran

Desde pequeño he estado vinculado al río. No puedo pasar por un curso de agua sin detenerme. Escuchar el rumor de sus aguas, ver y sentir la fauna. Son muchas las sensaciones de las cuales no puedo prescindir. Con este blog busco compartir estas dos facetas. Por un lado, mi compromiso por el bienestar de los ríos. Por otro, trasladaros informaciones útiles que puedan aportaros algo interesante para practicar la pesca sin muerte o sencillamente para acercaros a dar un paseo agradable. Ferran

Deja una respuesta