De ti depende…

De ti depende…

Para los que afrontamos la pesca sin muerte es algo interiorizado. Para los que nunca lo han hecho un contrasentido. Yo fui de esos en cuanto a trucha se refiere. Soltaba carpas, barbos y otros peces, pero la trucha para casa.

Hace unos días una familia me vio soltar una trucha, no tardó uno de sus miembros en preguntarme porqué, ya que no era precisamente pequeña. Expliqué porqué lo hacía, y que comprendía perfectamente su estupefacción. El niño creo que lo tenia claro (la familia no era pescadora). Estuvo atento un buen rato para ver si sacaba otra. Yo tenía claro quién la iba a soltar, pero no pudo ser, no entró otra y ellos se fueron.

Los niños son más fáciles de adquirir otros hábitos, en este caso la captura y posterior suelta. Los mayores cuesta más soltar ese primer pez. A los que no lo practican los animo. El colectivo de pescadores sin muerte en todas las modalidades no deja de crecer, pero hacen falta muchos más ilusionados con este concepto.

Decir que dos de las truchas que salen en este vídeo las he sacado dos veces en un intervalo de 15 días. Un río con escasos peces. De no haber practicado el captura y suelta, esa poza hubiera sido un desierto pesquil.
De ti depende…

 

Comparte en tus redes sociales:

Ferran

Desde pequeño he estado vinculado al río. No puedo pasar por un curso de agua sin detenerme. Escuchar el rumor de sus aguas, ver y sentir la fauna. Son muchas las sensaciones de las cuales no puedo prescindir. Con este blog busco compartir estas dos facetas. Por un lado, mi compromiso por el bienestar de los ríos. Por otro, trasladaros informaciones útiles que puedan aportaros algo interesante para practicar la pesca sin muerte o sencillamente para acercaros a dar un paseo agradable. Ferran

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Pablo Espinar

    ¡Qué lástima que no cogieses otra! Conociéndote, seguro que te dio rabia no poder ofrecerle la experiencia del suelta al chaval…
    Una frase que se está poniendo de moda: «Mi mejor captura es la que sigue nadando».
    Un saludo,
    Pâblo

Deja una respuesta